viernes, mayo 02, 2014

Yo soy yo

Y lo mio es mio.

1/2 1/3 1/4 no me sirve (o) sobre la desilución

Treinta años después me doy cuenta que la palabra desilución, poco usada antes en mi vida, sale a reflote y queda a la deriva.
Será que las desiluciones (o decepciones) que más duelen son las de las personas, y las que más duelen aún dentro del dolor, son las de los que nos rodean. Llego a un punto donde una desilución me transforma en una persona vulnerable y no sé bien qué hacer. No confío. No confío en nada ni en nadie, todos defraudan en algún momento.
Será que parte del problema es la idealización sobre los demás? En este momento me parece que no (obviamente) porque creo que las relaciones personales son todas particulares y se plantean entre los jugadores. Algunas relaciones parecen una cosa pero son otra, las personas mienten, hacen daño y sobre todo, piensan en sí mismas antes que en los demás.

Los hombres dicen que no entienden a las mujeres, las mujeres no entendemos a los hombres. Por qué tenemos que entender al otro? Por qué el "entender" al otro es una forma de justificar lo que hace que nosotros/as no haríamos?

Estamos los que nos enamoramos plenamente y los que se enamoran por fracciones.

Aquellos primeros la tenemos más jodida.

una parte que se cae

Cuando pasamos tanto tiempo construyendo una idea, un proyecto, de pronto nos olvidamos el contexto. Cuando el proyecto no es lo que esperaba, como por ejemplo, una pieza no encaja, el todo tambaléa, se desarma, se estrola contra el piso. Qué queda de eso? Instrospección.
Será que pasó tanto tiempo desde que me adentré en la idea que ya la volví mi vida, mi vida no es una idea, mi vida es una mezcla de ideas y cosas que atesoro en mi cabeza.
Cuando una parte no funciona, el resto tampoco?
No sé.


domingo, octubre 17, 2010

sábado, junio 05, 2010

Inexorable

Me deprime el paso del tiempo.
Me deprime saber cómo crece y va a florecer una planta y que entre el principio y el fin sólo está el tiempo, me deprime saber su final, me tira realmente abajo.
Saber cómo va a ser. Sentir que sé cómo va a ser. Cualquier cosa, saber cómo va a ser un lapiz cuando no tenga más punta, me da nauseas pensar que la bolsa de fideos vacía va en la basura.
Que voy a acostarme a dormir de noche. Que mañana me voy a levantar de nuevo y a seguir con la rutina.
Me enferma todo esto.

viernes, mayo 28, 2010

Tedio, Noia y todo eso

El secreto es controlarSE.
Cuando algo está afectandome me doy cuenta que algo está afectándome, puedo abstraerme si no es demasiado tarde y darle la importancia que merece.
Definitivamente tengo que escribir un libro de autoayuda.

Supongo que es el parte del proceso de conocerse.

viernes, marzo 05, 2010

Ad infinitum

Soy un aborto de poesía y tercer mundo. Un engendro de grasadas y léxico impecable. Una muestra constante de hilacha de una prenda de marca. Una suerte de clásica que piensa como retro y quiere ser moderna. Un equilibrio lleno de desequilibrios. Una mente atareda y un cuerpo cansado y un montón de cosas pendientes frescas. Quiero hacer belleza pero siento que para hacerlo debo ser lo contrario.

Qué espanto ser tan pretenciosa.
Qué terrible ver las cosas "como deben ser vistas".
Me niego a aceptar que cuando me veo en el espejo no era lo que esperaba ver.

miércoles, febrero 03, 2010

Micra

Hoy por una micra de segundo, pero una micra, escuché un acorde que me hizo sentir como me hacía sentir antes ese acorde. No puedo explicarlo mejor que esto, por un instante no me sentí tirada a la existencia ni mucho menos, por un segundo casi pude ver que había algo hacia adelante y no sólo una cuenta regresiva.

domingo, septiembre 13, 2009

Oh NY NY

Heme aquí en la gran city neoyorquina.
El otro día pensaba que no soy nada, bueno, no tan drásticamente pero algo así, como que a algunos les toca ser alguien como no sé, Woody Allen y a otros nos toca ser alguien que ve lo que hace Woody Allen y que va a pagar cien dólares a ver si escucha una nota que salga de su clarinete.
Oh NY, oh por dios la sensación de ver los cuadros de Paul Klee en vivo, sola rodeada de gente me emociono y se me caen las lágrimas. La gente camina silenciosamente en el Metropolitan, la gente susurra, algunos van inmersos en sus explicaciones auriculares otros vamos rebotando de aquí para allá sin entender bien los planos, en un principio queriendo ver todo, empezando por Egipto y Grecia y a la hora y media entender que a un museo se va a ver lo que uno quiere ver y no todo, por qué? porque sería una mentira decir que se hizo en un día y porque no nos da nuestro cerebro humano para consumir tal cantidad de emociones. Porque digamos la verdad, uno puede razonar al ver una obra "ah, pirulito lelelé" pero en realidad lo que siente es "oh dios, esto ha sido esculpido hace cientos de años, quién lo esculpió, lo que sintió al pasar sus dedos por su obra, lo que sintió al verla terminada y yo la estoy mirando y descubriendo en vivo" porque les digo una verdad, no es lo mismo ver en un libro una obra en 20x20 y luego verla en vivo y mide 6x6 metros y encima todo lo demás.. y te empezás a emocionar. Y cuando ves cierta combinación de colores sentís ciertas cosas y leés el nombre del cuadro y describe tu sentimiento, entendiste, entendiste la obra que no tiene que ser traducida a palabras.
Creo que todos deberían experimentar eso y quizás sería un mundo más sensible.

Y sí, estoy en NY no estoy pesimista, estoy destruída, dolores físicos.

Sí todo ésto y públicamente sigo siendo nadie y mucho no me importa porque hoy, hoy me siento bien y me gusta pensar en mañana.